CARGANDO

EL VIÑEDO

El alma de Cadozos

A 830 metros sobre el nivel del mar, en un suelo franco-arenoso de granito descompuesto, que le confiere al vino unas características únicas, se encuentra nuestro viñedo.

12.000 cepas de Tinta Fina y 4.000 de Pinot Noir, que son trabajadas a mano, desde la poda de invierno, hasta la poda en verde, el aclareo de racimos, y la vendimia, que se realiza seleccionando cuidadosamente cada racimo.

Las viñas han sido conducidas en espaldera alta para aprovechar todos los rayos del sol; son regadas con goteo para mantener el estrés hídrico preciso para obtener calidad; y son abonadas con el estiércol compostado del ganado de la Dehesa, siguiendo una filosofía absolutamente ecológica.

Un trabajo artesanal y 100% ecológico, realizado con el objetivo de sacar la máxima expresión de todo lo que el terruño entrega a las uvas que llegarán a la bodega.